Dividida en siete capítulos el pregonero abordó una intervención en la que hizo gala de su oficio de comunicador con el que trasladó al público un texto cuajado de referencias a la historia de Granada y de sus hermandades, cargado de recuerdos de su propia infancia y en el que estuvieron muy presentes con nombre y apellidos numerosos cofrades de todos los tiempos. Empezaba este relato, que el mismo definió como “un álbum de sensaciones, de recuerdos y estampas cofrades” sin un orden definido, con un recuerdo a los enfermos y hospitalizados y el drama de las UCI con palabras de consuelo que puso en boca de Ntra. Sra. de la Esperanza; “no llores más hijo mío y ten fe en la hora aciaga”. No escatimó elogios para la ciudad; “permite que mi alma se convierta en palabra para que con toda la modestia puede imbuirme del ánimo de una ciudad que cada primavera se encoge y se escapa por su lorquiano puerto natural de estrellas en cada tarde de pasión”.
No quiso dejar ninguna hermandad sin nombrar, extendiéndose además en cada una de ellas con una prosa cuaja por momentos poéticos que era reconocida con los aplausos de los presentes y que venían acompañados de recuerdos y anécdotas de cada una de ellas y de los protagonistas de su historia presente y pasada. Elogió el trabajo de los cofrades por el engrandecimiento de la Semana Santa, “recuperado en esta etapa de esplendor que no podría entenderse sin aquellos que siempre creyeron en nuestra tradición” y no se olvidó de sus compañeros de profesión en radio y televisión que le han acompañado y enseñado a querer la Semana Santa.
No escondió el pregonero su vocación radiofónica, en la que se inició hace ya 30 años. Así su voz se vio acompañada por momentos por los sonidos de la Semana Santa; tanto fragmentos de marchas como sonido en directo. En numerosas ocasiones resaltó el compromiso social de las cofradías granadinas que definió como la razón de ser hermandad. Muy presentes también en su texto nuestros mayores y, nuevamente, los enfermos haciendo paralelismos entre su lucha y la de los sanitarios y cuidadores con el esfuerzo de los cofrades; “si bien los respiraderos insuflan la vida, la ilusión, la fe y el esfuerzo, el respirador lo mantuvo conectado a la vida y a su historia”.
Así; de recuerdo en recuerdo, de estación en estación y de barrio en barrio fueron pasando los capítulos del pregón, llegando a su epílogo con un emocionado recuerdo para su propio padre y como en un momento de enfermedad su foto fue junto a la titular albayzinera de la Estrella; “no te preocupes, hermana, que padre va con Ella, protegido y amparado bajo el cielo de la Virgen de la Estrella”.
No quiso terminar su alocución Fernando Díaz de la Guardia sin recordar a Granada que “sí que habrá Semana Santa. Estará en el gesto solidario de las cofradías y de su economato. Estará en la intimidad de quien reza por la memoria del ser querido o en la habitación de la UCI”.
Y nuevamente la Esperanza, volviendo a la misma escena con la que empezó el pregón; señaló que “es este el sueño de una eterna esperanza. De volvernos a encontrar en la ciudad universal, en la capital de la belleza, para compartir la Semana Santa popular, mística y nunca del todo abarcada. La Semana Santa más bella. “Granada, siempre Granada”. Palabras con las que dio por terminada su intervención poniendo en pie al auditorio.

Seguidamente tomaba la palabra el Alcalde de Granada, D. Luis Salvador, para elogiar al pregonero e indicando que hoy más que nunca es necesaria la Semana Santa, invitando a vivir la de 2021 con la máxima intensidad con la esperanza de volver a vivirla plenamente el próximo año.
Luego era el Vicario General de la Diócesis, Rvdo. Sr. D. Francisco Espigares, el que ocupaba el atril para felicitar a Fernando Díaz de la Guardia al que definió como el pregonero de la infinita Misericordia del Señor. Aprovechó a su vez esta ocasión para pedir a los cofrades que vivan intensamente las celebraciones de Cuaresma y Pascua y les animó a anunciar el Año de Gracia de Señor, el “amor que surge de la Cruz” a través de las iniciativas solidarias en estos tiempos de dificultad.
Seguidamente el Presidente de la Real Federación hizo entrega al Pregonero de un obsequio en recuerdo de esta jornada.
Para terminar, volvía a intervenir la Banda Municipal de Granada interpretando la marcha “Palio Blanco” del Maestro Sánchez Ruzafa, para después cerrar el acto con la interpretación de los himnos oficiales dando por concluido el Pregón Oficial de la Semana Santa de Granada de 2021.
Fotografías cedidas por D. José Velasco Fernández.