Nombramiento de hermanos honorarios Hdad. Resucitado y Alegría

0
489

En sesión ordinaria del pasado 23 de febrero, el Cabildo General de la Cofradía del Stmo. Cristo Resucitado y Ntra. Sra. de la Alegría acordó, por aclamación, ratificar el nombramiento de cinco de sus cofrades como hermanos honorarios de la corporación, a propuesta de la Junta de Gobierno.

Se trata de cinco miembros ligados a la fundación y los orígenes de la hermandad, en la cual han desempeñado cargos de responsabilidad y con la cual han seguido colaborando espiritual y materialmente durante los mandatos de diversos hermanos mayores a lo largo de al menos treinta años de vida de la hermandad. Se da además la circunstancia de que todos ellos constituyen el eslabón más señalado de hasta tres generaciones de cofrades del Resucitado y la Alegría.

María Encarnación Antelo Martín ha sido y sigue siendo una colaboradora incansable, referente en el seno de la parroquia Regina Mundi para la acción de la caridad desde la hermandad, y modelo de entrega incluso en las circunstancias personales más difíciles.

Celia Castro González es una mujer servicial que, sin desfallecer en ningún momento, siempre ha respondido, y sigue haciéndolo, a todos los proyectos que se le confían desde la hermandad, marcando buena parte de su impronta.

María José García Escobar, integrante del núcleo fundacional de la cofradía, encarna los orígenes jóvenes y vicencianos de la corporación, pero también ha contribuido con su presencia y trabajo a incorporar el sabor y las tradiciones de la Granada cofrade, que ella aquilató en quince años de trabajo desde la Federación de Cofradías.

Juan Martínez Sánchez fue el mayordomo mayor de la corporación durante largos años, y de su labor como prioste y como diputado mayor de gobierno han aprendido los que han venido después, para quienes sigue siendo un referente por su amor por el trabajo bien hecho y la delicadeza en el trato.Gerardo Sabador Medina contribuyó a la fundación de la cofradía y desde entonces es un nombre incuestionable no solo en ella (de la que fue hermano mayor, 2000-2004), sino en la vida cofrade granadina (presidente de la Federación de Cofradías, 2002-2010). Quienes lo precedieron y quienes lo han seguido han encontrado en él un consejero fiel y una persona entregada, especialmente en su labor de puesta al día de las cofradías en sus obligaciones contables y fiscales.