Las hermandades de la Concepción y de la Estrella han agasajado a Nuestra Señora de los Reyes con un pecherín y una sardineta, respectivamente, con motivo del primer Centenario fundacional de la Hermandad del Santo Vía Crucis. Ambas piezas, salidas del taller de José Manuel Martínez Hurtado tanto en el diseño como en la ejecución, fueron entregadas por ambas Juntas de Gobierno a las plantas de la Virgen de los Reyes en el interior del Santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Un sencillo y entrañable acto que evidenció la estrecha vinculación que hay con ambas corporaciones radicadas en el barrio del Albaicín.

Por parte de la Hermandad de la Concepción, su hermano mayor, Francisco Javier Cruz, acompañado de otros integrantes de la Junta ha hecho entrega al vicehermano mayor de la Hermandad del Santo Vía Crucis, Gonzalo Gallas, de la pieza destacando “la magnífica relación que existe entre las dos cofradías”, un hecho que según ha dicho, debe perdurar y si es posible aumentar en el futuro.

La hermana mayor de la Hermandad de la Estrella, Estrella María Martínez, ha hecho lo propio con la sardineta y ha destacado el que su propia corporación surgiera de la Cofradía del Santo Vía Crucis allá por la década de los setenta del siglo XX. “Un motivo más por el que la Hermandad de la Estrella no podía faltar con este detalle en reconocimiento del Centenario”, ha expresado.

En esta cita también ha estado presente José Manuel Martínez Hurtado, autor del diseño y la ejecución de las piezas junto al personal del taller que dirige, quien se ha mostrado muy contento y orgulloso porque Nuestra Señora de los Reyes “incorpore estas dos joyas a su ajuar”. Además, ha agradecido que la Concepción y la Estrella hayan confiado en su taller para “cumplir este deseo”.