Llegó el gran día: el día de la resurrección del Señor. Llega la culminación a una semana excepcional, una semana cargada de ilusión, emociones y fe.

Preparativos de todo un año plasmados en una semana o más bien en el tiempo de la estación de penitencia comprendida desde cada sede hasta la Santa Iglesia Catedral y su regreso.

Pasado un tiempo de cuaresma ajetreado, de idas y venidas, presentaciones de los carteles de cada hermandad, preparación de altares y cultos (quinarios, triduos, etc), llegaba el Viernes de Pasión donde podíamos encontrar por las calles de la ciudad algunos Via-Crucis como el de la Cofradía del Rescate o Paciencia y Penas y disfrutar de la música típica de esta época del año con el pasacalles de la Banda de las Tres Caídas de Granada.

El Sábado ya se podía ver en los cofrades la ilusión de estar a 24 horas del comienzo de la Semana Santa, donde nos esperaba el broche en el pequeño concierto que nos ofrece todos los años la Banda de CCTT de Nuestro Padre Jesús Despojado.

Por fin amanecía el Domingo de Ramos, algo diferente ya que podíamos acompañar por la mañana a la Hermandad de la Borriquilla desde su santuario de la calle San Jerónimo a la Santa Iglesia Catedral para presidir la misa de las palmas (dado que celebraba el centenario de la bendición del grupo escultórico de la Entrada de Jesús en Jerusalén), salían los dos pasos acompañados por los hermanos de la cofradía alumbrando a sus titulares y pasando por su sede de San Andrés en la que ya que terminó la restauración.

Y por fin llegan las 16.45 de la tarde, hora en la que la Cofradía de la Borriquilla hace su salida desde la Catedral para realizar su estación de penitencia y abrir la Semana Santa de la Capital Granadina. El sol era el protagonista de la jornada en comparación con el año anterior, sus rayos iban apareciendo en el interior de los templos mientras empezaban a salir las cruces guías que abrían la estación de penitencia de cada cofradía. Empezaba un Domingo de Ramos lleno de nervios e ilusión donde podíamos disfrutar de los sonidos de los capataces dando las primeras órdenes a los costaleros para enfrentar los pasos con la puerta de cada templo y realizar la estación de penitencia. Los costaleros concentrados aunque nerviosos pasaban la puerta de cada templo, el vello de punta y con lágrimas en los ojos podíamos empezar a escuchar los primeros aplausos de la gente que espera en la calle a la vez que empezábamos a escuchar las bandas y agrupaciones de música, el sonido de las saetas, y el rachear de los costaleros; los mayordomos ordenaban al cortejo de nazarenos y camareras y todo hacía presagiar un gran día y una gran semana santa en Granada.

Hacía algunos años ya que no se vivía una semana santa donde pudierámos disfrutar de todas las hermandades de la capital por nuestras calles debido a las inclemencias meteorológicas.

Desde el primer día nos podíamos encontrar las calles abarrotadas de gente, incluso en los encierros de las hermandades a pesar de que los tres primeros días son laborables.

La gran sorpresa la daba el Jueves, uno de los días más grandes de la Semana Santa en Granada. Todo hacia pensar que iba a ser un lleno total en la capital sin duda así fue: gente en la salida, gente durante el recorrido y gente en el regreso, sobre todo en cada encierro.

Igualmente el Viernes Santo y Sábado Santo, multitud de fieles seguidores por todos los rincones de la ciudad, acompañando a cada cofrafía en la ida y vuelta de sus estaciones de penitencia a la Catedral de Granada.

Por último llegaba el Domingo de Resurrección, día que amaneció tan espléndido como el resto y en el cual se podía ver a mucha gente por la calle pero sin ser lleno, se notaba que era día de vuelta a casa para los múltiples visitantes que ha tenido nuestra ciudad durante esta semanas.

La ultima cofradía en pasar por la Santa Iglesia Catedral era la Cofradia del Resucitado de Regina Mundi acompañada musicalmente por la Banda de CCTT del Despojado, aunque la ultima Cofradía en encerrarse era la del Resurrección y Triunfo en el barrio del Zaidín, donde se daba el broche final a la Semana Santa de Granada. Pero ¿todo termina? Seguro que un cofrade no te diría que termina, sino que se empieza a poner el contador a cero para la Semana Santa del 2018. Aunque ahora esta semana será para desmontar los pasos que queden montados y los traslados a sus locales donde esperaran los pasos hasta el año que viene.

Nos quedaran unos días de nostalgia y de recuerdos de la semana que acaba de pasar, buscaremos en redes sociales y páginas web imágenes y videos de las hermandades, y se nos seguirá poniendo el vello de punta al verlo una y otra vez ya que los que vivimos esto nos seguiremos emocionando al ver las imágenes de nuestra Semana Santa.

Queremos agradecer desde semanasantagranada.es a todas las Hermandades y Cofradías de Granada, a Federación y al Ayuntamiento de Granada, por la facilidad y el trato recibido por todos. Agradecer a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado el poder haber conseguido que nuestra Semana Santa haya pasado sin incidentes. Gracias a todos lo que nos visitaron y a los cofrades que pudieron disfrutar de toda la semana. Hasta pronto.

Artículo de Rafael Entrena.

Fotos de Reportajes Granada

Guardar

Guardar